Los viajes a China se han popularizado desde que el gigante asiático decidiese explotar las posibilidades turísticas que tienen sus casi 10 millones de kilómetros cuadrados. Los negocios o el simple deseo de disfrutar de unas vacaciones en el país más poblado del mundo, han hecho que los viajes a China estén presentes en la Red en distintas variantes. Desde los viajes directos a Beijing o a otra de sus grandes ciudades, hasta increíbles travesías que, sin prisa, se inician en cualquier país del mundo, los viajes a China se ofrecen hoy acompañados de unas garantías y comodidades que sólo los muy ricos podían permitirse antiguamente, cuando viajar a China desde Europa o América por placer era algo más que un lujo.

 

La Gran Muralla China es uno de los atractivos turísticos más populares del país. Con sus casi 9000 kilómetros de largo y más de 2000 años de historia, la muralla construida por las dinastías que trataban de defenderse de los ataques de los nómadas de Manchuria y Mongolia, se ha convertido en indispensable para todos aquellos que tienen viajes a China entre sus planes. Desde alguna de sus torres de vigilancia podremos contemplar la inmensidad de los valles y praderas de un país tan poblado y extenso como, a veces, desconocido incluso para sus propios habitantes.

 

Beijing es la capital de China y su principal núcleo cultural y político. Con más de 11 millones de habitantes, Beijing es un destino preferente en los viajes a China no solo por las evidentes razones de su importancia geográfica y social. En Beijing podremos encontrar más de doscientos lugares que suelen entrar, por su interés y particularidad, en todas la rutas turísticas que, dentro de los viajes a China, tienen Beijing como su destino principal. Entre los más importantes están la famosa Ciudad Prohibida y sus maravillosos palacios imperiales, el Parque Beihai, la Mansión del Gran Príncipe Gong y el Palacio de Verano.